El Futuro Laboral: Más Humano, No Menos

Es tiempo de cambiar lo que pensamos acerca del trabajo.


En 1964, la Corporación RAND predijo que estaríamos criando simios inteligentes para realizar trabajo manual para el 2020. En 1959, el director general de correos de EE. UU. predijo que el correo de hoy sería enviado por cohetes (el correo electrónico resultó ser una opción más rentable). En 1930, John Maynard Keynes predijo que el crecimiento económico continuo en el transcurso del próximo siglo reduciría la semana laboral a 15 horas. Nikola Tesla se hizo eco de este sentimiento en 1935, cuando predijo que los robots reemplazarían la mayor parte del trabajo humano en los próximos cien años. Estas y muchas otras predicciones sobre el futuro del trabajo no han resultado exactamente como lo predijeron. Sin embargo, incluso en medio de la exageración sobre las interrupciones que cambian la vida en la forma en que trabajamos, la mayoría de nosotros puede sentir que los cambios reales están en marcha.


Cambios en el ámbito laboral a raíz de la pandemia

Sin duda, la pandemia ha desencadenado cambios duraderos en lo que respecta al trabajo. Muchos formaban parte de un experimento forzado en el trabajo remoto que ha cambiado las percepciones sobre tales arreglos. Otros se encontraron en trabajos que requerían que confrontaran personalmente el virus a diario solo para mantener la sociedad funcionando. Todos teníamos motivos para reflexionar sobre cómo queremos que sea nuestro trabajo y qué papel queremos que desempeñe en nuestras vidas.


Según una encuesta de Bain & Company realizada por Dynata, el 58% de los trabajadores en las 10 principales economías sienten que la pandemia los ha obligado a repensar el equilibrio entre su trabajo y su vida personal. Pero cambios profundos estaban comenzando a surgir incluso antes de la pandemia. Las preocupaciones por los impactos de la automatización han aumentado a medida que han madurado el aprendizaje automático y las tecnologías relacionadas. El crecimiento del trabajo por encargo, apoyado por las nuevas plataformas digitales, ha echado por tierra la longevidad del empleo tradicional, modelo en cuestión. Los arreglos de trabajo flexibles se han convertido en la corriente principal solicitada a las empresas para definir un propósito social claro lo que ha llevado a los líderes empresariales a embarcarse en viajes de examen de conciencia.


La relación entre trabajadores y empresas está cambiando radicalmente, obligando a los líderes a repensar su acercamiento al talento y nunca ha habido un momento más crítico para hacerlo: el talento se está convirtiendo rápidamente en el recurso más preciado de la empresa. En investigaciones realizadas se ha explorado el comienzo de una nueva era de negocios. Una era de insurgencia a gran escala, que deja atrás la era de la primacía de los accionistas, que elevó el capital como el recurso primordial para los líderes empresariales asegurar, administrar y recompensar. Ahora, en medio de la desaceleración del crecimiento de la fuerza laboral, el capital superabundante, y la creciente importancia de los activos intangibles como la propiedad intelectual y las redes de clientes, el equilibrio de poder se está desplazando del capital al trabajo.



Gran parte del pensamiento prevaleciente sobre la relación entre trabajadores y empresas se forjó en una época muy diferente a la que vivimos hoy, donde los trabajadores eran vistos simplemente como factores de producción en la máquina de la empresa.


La empresa actual requiere un nuevo modelo mental, que humanice la forma en que pensamos sobre el trabajo. Más que simples insumos, los trabajadores son los bloques de construcción atómicos de las organizaciones modernas. Sin embargo, nuestra comprensión de los trabajadores, sus esperanzas y deseos, su potencial sin explotar su estado emocional a menudo es superficial.


La pandemia también ha puesto de relieve una realidad: la guerra por el talento no se trata solo de cultivar un pipeline de futuros ejecutivos de la compañía. Entre febrero de 2020 y febrero de 2021, más de una cuarta parte de los trabajadores estadounidenses, la mayoría de ellos en puestos de primera línea, cambió de empleador en la más rápida reorganización registrada. Si bien, gran parte de esta rotación fue involuntaria, las recientes tasas de deserción crecientes sugieren que muchos trabajadores están utilizando la interrupción del trabajo inducida por la pandemia como una oportunidad para reevaluar lo que quieren de su trabajo. Como resultado, muchas empresas luchan por cubrir la escasez de talento clave, roles de primera línea, amenazando su capacidad para volver a su capacidad máxima cuando la crisis disminuya.


Los líderes empresariales son conscientes de que necesitan cambiar la forma en que piensan sobre su fuerza laboral para mantenerse frente al torbellino de los cambios tecnológicos y sociológicos. Sin embargo, luchan por determinar qué acciones marcarán una verdadera diferencia.


Tomado de Bain & Company

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo